El valor tangible que levanta la niebla sobre la nube

Cloud

Especialmente desde la pandemia, la transición de aplicaciones y sistemas de comunicación a la nube ha sido una prioridad para muchas empresas. Después de todo, el valor de esta configuración resulta obvio y se ha evidenciado incluso más en los periodos de confinamiento: con una instalación en la nube, la ubicación del usuario no tiene ninguna relevancia en la actividad de la empresa, al menos en muchos casos. Comunicarte, acceder a archivos, acumular datos o incluso formar a nuevos empleados: la nube garantiza que nada de esto tenga que limitarse a una oficina física y que resulte siempre accesible.

No nos extraña que esta idea haya calado tanto hasta el momento, pues parece un campo increíblemente mágico.

De hecho, tal vez sea demasiado mágico.

Al pensar en la nube, hay demasiadas empresas que caen en la trampa de imaginar esta tecnología como una salvación universal para la continuidad y la seguridad de las empresas. No hay duda de que la nube puede crear una infraestructura de comunicaciones más segura, más fiable y más accesible. Pero igual que cualquier otra solución, no todas las opciones están diseñadas con los mismos fines. Y hay más, no todas están diseñadas con la misma calidad o funcionalidad.

Así que para desmitificar la nube (e, idealmente, mostrar de qué es capaz de verdad), ten en cuenta estas siete claves que definen a un proveedor de servicios Cloud eficiente.

1. Certificación

No debería hacer falta recordarlo, pero nunca está de más insistir en la importancia del reconocimiento del sector para los proveedores de servicios en la nube. Un proveedor de servicios Cloud tiene que ser fiable, después de todo, y una estupenda forma de comprobar su solidez es comprobar lo que dicen los expertos. En concreto, es especialmente importante comprobar el cumplimiento ISO 27001 o verificar que el sistema recibe auditorías periódicas.

Igualmente, evaluar si el sistema está certificado y cumple con requisitos legales como la HIPAA estadounidense o el RGPD europeo. Si el proveedor en la nube y su infraestructura garantizan este cumplimiento desde el principio, tu empresa se ahorrará muchos quebraderos de cabeza.

2. Tecnología

Como hemos dicho, no todas las opciones en la nube son iguales ni están diseñadas con los mismos fines. Igual que cualquier otra tecnología, algunas se adaptarán mejor a los resultados que buscas que otras.

Sin perder esto de vista, es esencial evaluar a cada proveedor teniendo una idea clara de lo que quieres obtener de sus servicios, ¿Qué aplicaciones quieres llevarte a la nube contigo? ¿Qué procesos te gustaría que fueran accesibles a distancia? ¿Cuánto tiempo piensas invertir en la personalización?

Muchos proveedores de estos servicios pueden ayudarte a hacerte una idea sobre lo que ofrecen, pero tu transición será mucho más sencilla si te planteas la búsqueda con unas expectativas claras.

3. Centros de datos

Aunque la “magia” de la nube es que parece que se lleva el almacenamiento de datos al éter, la realidad es que la nube también está hecha de centros de datos con dirección postal en la Tierra. Además, si estos centros de datos se apagan o tienen algún tipo de problemas, tu posibilidad de acceder a la nube podría verse comprometida.

Así que a la hora de valorar a los proveedores Cloud, es importante que consideres la arquitectura física y no solo la parte digital. Un proveedor ideal tendrá centros de datos en ubicaciones seguras para mitigar posibles desastres que puedan afectar a los servidores. En realidad, debería disponer de varios centros de datos repartidos por todo el mundo para garantizar la continuidad del servicio en todo momento en el caso de que aparezca un problema en uno de los centros.

Si bien el planteamiento general al hablar de la nube coincide con el abandono de la dependencia de las oficinas físicas, los elementos físicos sí que importan en la red. Asumiendo esto, es fundamental que elijas a un proveedor con una estructura inteligente y a prueba de interrupciones.

4. Gestión de datos

En el mismo sentido, recuerda que cuando almacenas o envías datos usando la nube, esos datos siguen existiendo en un sistema físico en alguna parte. Eso implica que cuando valores a los proveedores Cloud, deberás evaluar si se mantiene la confidencialidad de tus datos con determinados proveedores. Valora qué personas vinculadas a tu proveedor tendrán acceso a tus datos y en qué circunstancias; considera también el plan de acción del proveedor en caso de una posible filtración de datos u otro acontecimiento inesperado que pueda afectar a tus datos.

La ubicación de los centros de datos entra en juego en esta categoría también porque la normativa local puede afectar a los casos en los que alguien puede acceder a tus datos y en quiénes pueden hacerlo. Un proveedor Cloud de confianza debería enumerar todos los casos en los que se puede producir este acceso o exponer explícitamente cuándo estos casos no serán aplicables.

5. Seguridad

No está de más repetir que la seguridad es un gran beneficio al migrar a la nube. La nube no solo mitiga el malware y reduce la probabilidad de sufrir ataques DDoS, además garantiza que las actualizaciones de seguridad se apliquen automáticamente y mantiene el mayor nivel de protección posible en todo momento.

Por supuesto, al final del día, la efectividad de tu protección depende de lo que tu proveedor en la nube pueda ofrecerte. Si te paras a pensar en cuánta seguridad estás dejando en manos de tu proveedor, es clave que realices una búsqueda minuciosa sobre cómo mantendrá la seguridad de su red y de tus datos a salvo de las amenazas externas. Aquí, de nuevo, la certificación y los reconocimientos son un excelente indicador de las garantías de seguridad.

Como en los puntos anteriores, el elemento físico es muy relevante en la seguridad. Los centros de datos son lugares reales que teóricamente pueden sufrir intrusiones, así que es crucial saber si estas ubicaciones están bien protegidas. Ya sabes, un buen proveedor debería ser capaz de tranquilizarte cuando le lances estas preguntas.

6. Tiempo de actividad

Al ponderar varios de estos factores en conjunto podemos hacernos una idea de la fiabilidad virtual de una determinada red. ¿Experimenta periodos de actividad relevantes? De media, ¿con cuánta frecuencia está caída durante un año? Considerando que los fallos pueden afectar a tu capacidad para comunicarte o incluso para acceder a tus archivos, es vital que el tiempo de actividad ronde el 100 % o se le acerque tanto como sea posible mediante un diseño efectivo y opciones de recuperación (failover) eficientes.

7. Servicio al cliente

La realidad es que es posible que tengas que realizar alguna consulta o solucionar un inconveniente con cualquier servicio Cloud, ya se trate de una interrupción o de una simple confusión sobre cómo utilizar determinado elemento. Así que, por descontado, el proveedor en la nube debería ofrecer un servicio de atención al cliente ágil y resolutivo para echarte una mano con lo que surja.

Por encima de todos los elementos tecnológicos que debes ponderar en tu proveedor en la nube, comprueba que la atención al cliente es razonablemente buena. Si aparece algún imprevisto, no querrás quedarte atrapado en un tono de espera rezando para que alguien conteste al teléfono en un centro de llamadas subcontratado. Al contrario, ante una emergencia, te sentirás mucho mejor si optas por un proveedor que te ponga en contacto con un agente experto cuanto antes.

Bajando de las nubes

Aunque es muy fácil tener la cabeza en las nubes (por así decirlo) sobre esta nueva tecnología, al ponderar todos los factores que entran en juego en un contexto empresarial podrás concluir si lo más conveniente es adoptar este sistema o no. La lista que hemos elaborado no es exhaustiva, al contrario, dependiendo de tu situación, es posible que existan muchos puntos adicionales a tener en cuenta para identificar lo que realmente estás buscando.

Insistimos: por mucho que una solución Cloud bien instalada pueda resolver muchos problemas, es esencial recordar que esta tecnología proviene de proveedores reales con servidores y ubicaciones reales. Solo después de evaluar minuciosamente estos aspectos del mundo real sobre el servicio en la nube será el momento de decidir si te interesa explorar todos los beneficios de la plataforma en la nube.

Para saber por qué Wildix destaca como proveedor de comunicaciones digitales en la nube, consulta este otro post de nuestro blog o nuestra documentación sobre procedimientos de alojamiento de datos.

Para más consejos sobre cómo gestionar un entorno laboral en la oficina e implementar software, ¡suscríbete para recibir nuestra Magazine gratuita!

Social Sharing
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.