7 dichos maravillosamente extraños de todo el mundo

7 Superbly Strange Sayings from Around the World

El lenguaje es algo muy curioso que se vuelve todavía más interesante cuando asomas la cabeza fuera de tu pequeño rincón del mundo. Esto ocurre porque algunas palabras se alejan radicalmente de sus definiciones literales, especialmente cuando forman parte de frases u oraciones más largas asentadas tras años y años de contexto, referencias compartidas en el imaginario colectivo y metáforas que un forastero no consigue descifrar.

Pero eso no significa que las lenguas sean un misterio irresoluble. Si tienes contacto con tus vecinos internacionales y logras atravesar la parte más superficial de las palabras, conseguirás atrapar todo su significado.

Como ejemplo, vamos a darnos una vuelta por siete expresiones en distintos idiomas: frases con un doble significado que no dicen lo que parece que dicen. Aunque pueden sonar raras al principio, el contexto cultural hace que sean claras y naturales, hasta el punto que te apetecerá incorporarlas en el lenguaje que usas a diario.

Francés: “avoir le cafard”
Traducción: “tener la cucaracha”

¿Qué piensas cuando te topas con una cucaracha? Lo normal: es desagradable, te da asco o incluso miedo. Pues en Francia hay una reacción más que en otros países: la tristeza.

Aunque resulte sorprendente, en Francia, tristeza es la emoción que evoca esta frase. Sí, el francés “avoir le cafard” (literalmente, “tener la cucaracha”) implica estar melancólico o tener algo de depresión.

¿De dónde podría venir este significado? En realidad, es un juego de palabras. “Cafard”, además de significar “cucaracha”, también se puede usar para decir “hipócrita” o “melancolía”. Este juego de palabras tan particular apareció por primera vez en el poema de Charles Baudelaire Les fleurs du mal y ahí se quedó para siempre. Aparentemente, es una imagen lo bastante potente como para evocar la tristeza (¡que le pregunten a Franz Kafka!).

La próxima vez que veas una cucaracha (esperamos que no sea muy pronto), tal vez traiga a tu mente un momento dramático que te haga olvidar la urgencia de salir pitando. Bueno, seguramente no, pero al menos sabes que a los franceses les pasa.

Alemán: “Ich habe einen Kater”
Traducción: “Tengo un gato”

Justo en el otro lado del espectro de animales más queridos encontramos ¡los gatos! Una mascota muy popular entre los amantes de los animales domésticos, pero incluso aquellos que no son muy fans de los felinos no sienten la misma animadversión que si se encuentran un bicho rastrero. En fin, lo lógico sería pensar que cuando los alemanes hablan de “tener un gato” debe ser algo positivo… ¿o no?

Pues la verdad es que no. En Alemania, “Ich habe einen Kater”, lo que literalmente se traduce como “tengo un gato macho”, en muchos contextos significa que tienes una buena resaca.

Por suerte, el origen de esta frase no parece residir en ningún desastre para nuestros queridos mininos. En su lugar, las raíces de esta expresión alemana provienen de Grecia: el griego “katarrh” hace referencia a una condición similar al resfriado común y tiene una pronunciación muy parecida al alemán “Kater”; esta similitud arrastró al término alemán hasta adquirir un significado parejo, al menos coloquialmente. Y como los síntomas de un resfriado no se alejan mucho de lo que sientes cuando te levantas tras una noche especialmente fiestera, lo que tienes es un “gato” de los buenos.

Así que si estás en Alemania y quieres hablar sobre el lindo minino que tienes en casa, te recomendamos que especifiques que es un compañero mimoso y no un montón de clavos en tu cabeza.

Italiano: “arrampicarsi sugli specchi”
Traducción: “subirse por los espejos”

No creo que hayas visto a nadie haciéndolo, pero intenta imaginarlo por un momento. Supón que estás intentando escalar un enorme espejo desde el suelo. Ya te habrás dado cuenta de que es una misión casi imposible. Es una superficie completamente lisa, ¿de dónde te agarras? ¿Cómo puedes evitar resbalarte?

Es inútil y eso es exactamente lo que significa esta expresión italiana. El término “arrampicarsi sugli specchi” no significa que una persona esté literalmente tratando de hacer cima en un espejo. La idea que esconde es que lo que sea que esté haciendo esa persona es imposible (e incluso ridículo).

En concreto, esta frase se usa en relación con los argumentos: cuando alguien está tratando de defender una postura completamente indefendible, usando excusas increíbles o sin sentido continuamente, está tratando de escalar un espejo. En inglés, la frase “grasping at straws” (“agarrarse a las pajitas”) es un equivalente muy común, como el español “agarrarse a un clavo ardiendo”).

Ante cualquier argumento futuro que quieras defender, no pierdas de vista esta idea del espejo (y no solo para mirarte y reflexionar, también para valorar si estás tratando de subirlo).

Español: “hablar sin pelos en la lengua”

En español decimos esta frase tan vulgar y tan retorcida como las demás. Para los que no hablan este idioma, es una expresión que debería hacer referencia a algo normal (¿cuánta gente tiene pelos en la lengua?). Lo extraño debería ser hablar teniendo la boca llena de pelaje.

Aunque, estando en esta lista, sin duda esta frase no resulta tan sencilla. En español, “hablar sin pelos en la lengua” implica hablar de forma honesta y franca, normalmente sin tener en cuenta la presión social.

Piensa un momento en esta imagen y verás que tiene más sentido de lo que parece. Si tuvieras pelos en la lengua, tendrías un montón de problemas (además de unas sesiones de depilación muy dolorosas). En especial, hablarías de forma confusa y tu melena filtraría tus palabras. Pero sin estos pelos imaginarios, podrías hablar libre y abiertamente, diciendo lo que piensas. Aunque no conocemos el origen exacto de esta idea de una lengua peluda, la imagen de bloquear las palabras es lo que da sentido a esta expresión.

Por supuesto, como hablar con demasiada franqueza te puede situar igualmente en una tesitura peliaguda, tal vez no quieras tomarte esta expresión demasiado en serio. Y seguro que también prefieres dejarla a un lado para no pensar en la pelusa en tu boca cada vez que te coma la lengua un gato.

Portugués (brasileño): “viajando na maionese”
Traducción: “viajar en mayonesa”

Tómate un momento y déjate llevar por tu propio pequeño mundo de cuento de hadas. Sin duda, los sueños de cada uno son diferentes, pero hay algunos aspectos comunes que seguramente incluyen mullidas nubes, castillos majestuosos y… ¿mayonesa?

En Brasil, al menos, esto es lo que ocurre. En el portugués sudamericano, “viajando na maionese”, literalmente “viajando en mayonesa”, significa estar viviendo en un sueño, tener la cabeza en las nubes o más allá y, en fin, demostrar que la realidad va por un lado y tú por otro.

El origen de esta frase no está muy claro. Una teoría es que, en el pasado, las fábricas de mayonesa brasileña prometían viajes pagados a los empleados y después no cumplían sus promesas. Otra posibilidad es que, como la mayonesa es un batiburrillo de distintos ingredientes en una salsa suave y cremosa, la misma palabra indica una combinación confusa de ideas en portugués.

Venga de donde venga, se queda como un refrán fascinante para dar sabor a nuestro lenguaje habitual.

Noruego: “ugler i mosen”
Traducción: “búhos en el musgo”

Si has visto Twin Peaks, seguro que ya te haces una idea de que los búhos significan, en sentido figurado, peligro. Pero, aun con eso, ¿qué pinta esta frase en Noruega? Y, en cualquier caso, ¿a qué se dedican los búhos en el musgo?

Para empezar, “ugler i mosen” (sí, ligeramente significa “búhos en el musgo”) es una forma noruega para referirse a que algo es ajeno a una situación determinada y no de forma especialmente divertida. En realidad, la frase sugiere que sospechas algo, o tal vez incluso que el peligro que temes se acerca. En inglés puede decirse “I smell a rat” (“huelo una rata”) mientras en español huele “a chamusquina” o directamente “mal”.

En fin, si en tu viaje a los fiordos te preocupa el riesgo de que unas aves rapaces te acechen desde la vegetación, no te inquietes todavía: el origen de esta expresión es bastante más complejo. Esta frase en realidad proviene de la expresión danesa “uller i mosen”, lo que literalmente significa “lobos en el pantano”. Es evidente que hace referencia al miedo a algún peligro oculto o a una sorpresa poco agradable, ya que una manada de lobos que se esconden en aguas pantanosas evoca una terrible emboscada. Sin embargo, como los lobos desaparecieron de las zonas nórdicas por la caza excesiva y Dinamarca dejó de ejercer su control sobre Noruega después de las Guerras Napoleónicas, gracias a su parecido fonético, “uller” cambió a “ugler”, “búhos”, mucho más presentes en la zona.

La vida (y las lenguas) se abren su propio camino. Eso sí, como se desprende de esta frase, lo más sabio es seguir atento para detectar más ejemplos sospechosos de estas adaptaciones.

Ucraniano: “чекати з моря погоди” (chekaty z morya pohody)
Traducción: “Esperar al [buen] tiempo desde el mar”

Salir a navegar puede ser una experiencia impredecible o incluso peligrosa. Solo observando el océano desde la playa se puede ver fácilmente cómo cambia el agua y pasa de estar en calma a agitarse con violencia.

Este principio está en el núcleo de la frase ucraniana: “chekaty z morya pohody”, que literalmente significa “esperar al buen tiempo del mar”. Sin embargo, su significado figurado es no hacer nada cuando está claro que hay que dar una respuesta; como si fuera estúpido quedarte en tu barca de brazos cruzados en medio de una terrible tormenta. Esta expresión idiomática describe una situación en la que la inacción es lo peor que puedes hacer.

Aunque un pensamiento común ante esta frase es atribuir su origen a los marineros de alta mar que no tienen otra opción más que navegar hasta liberarse del mal tiempo, también es posible que provenga de los marineros inexpertos. Después de todo, si te encuentras con mal tiempo en la playa, ¿qué sentido tiene quedarte esperando hasta que cambie desde la playa? Verlo “desde el mar” implica que te ha pillado en medio de la tormenta.

En el mar o con los pies en tierra firme, ten en cuenta que solo porque pase la tormenta, no significa que quedarte esperando a que acabe sea la opción más inteligente.

Conclusiones

Por muy diferente que pueda ser otra región y otra cultura, lo cierto es que nunca será verdaderamente impenetrable, incluso para los forasteros. Con algo de aprendizaje y práctica, es fácil llegar a conocer lugares del mundo distintos, con independencia de las rarezas en la forma de expresarse de sus gentes.

En Wildix, esta idea siempre ha estado muy presente y se ha materializado en las distintas oficinas que la empresa tiene por todo el mundo, establecidas para apoyar los mercados locales con tecnologías de comunicación de nivel empresarial. A esto se añaden los Partners que recluta Wildix por todo el globo para aportar un valor único a los clientes.

En realidad, en las cosas pequeñas, este mundo no es tan diferente. Aunque cada uno de estos modismos suene extraño en otros idiomas, con un poco de contexto se transforman en expresiones más que válidas y comprensibles. A fin de cuentas, los pensamientos y las necesidades humanas son las que crean la forma de hablar en todos los idiomas, sin importar lo raro que pueda parecer desde fuera.

Para más curiosidades y datos, ¡suscríbete para recibir gratis nuestro magazine!

Social Sharing
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.