¿Bacterias en los teléfonos? Las Instalaciones de atención médica pueden prescindir de ellas

En un hospital o centro de atención, el equipo de comunicación es vital. Si hay una emergencia en la recepción, o si la condición de un paciente empeora, los médicos y las enfermeras necesitan de una tecnología que les permita saberlo de inmediato.

A primera vista, los teléfonos inteligentes parecen cumplir esta función de manera efectiva. Traen capacidades de llamadas tradicionales en un formato totalmente portátil, poniendo en contacto a equipos de trabajo en cualquier lugar.

El problema es que los teléfonos inteligentes también traen bacterias.

De hecho, tantas bacterias, que un informe de la Universidad de Arizona dice que el teléfono inteligente contiene 10 veces más microbios que un asiento de inodoro.

Es una imagen impactante, pero también es fácil de entender teniendo en cuenta todos los lugares a los que viaja el teléfono. Tú mismo, probablemente, has llevado tu dispositivo móvil al baño, o lo has colocado sobre una mesa sucia. Eso sin mencionar la frecuencia con la que probablemente has tocado tu teléfono con las manos sin lavar.

Para empeorar las cosas, estos microbios pueden estar lejos de ser benignos. En un estudio de la Universidad de Oregón, la bacteria más comúnmente encontrada en los teléfonos pertenecía a las familias Streptococcus, Staphylococcus y Corynebacterium, todas las cuales pueden dañar a las personas debilitando su sistema inmunológico. Sin mencionar que, los teléfonos de los trabajadores del sector sanitario son particularmente propensos a propagar bacterias resistentes a los medicamentos, debido a las cepas de carácter único que recoger en un hospital.

En el corazón de este problema está la falta de diseño preventivo. En general, los teléfonos inteligentes no cuentan con ninguna protección integrada con el contacto bacteriano, lo que significa que su única esperanza de defensa es si los usuarios no recogen microbios.

Por supuesto, los teléfonos inteligentes se pueden limpiar, siempre que lo hagas con mucho cuidado. El problema es que los teléfonos tienen un diseño susceptible al agua que es peligroso limpiar con líquido. La humedad se consume en los teléfonos inteligentes, a menudo causando daños permanentes en la batería y los circuitos. Incluso los dispositivos denominados “resistentes al agua” no son realmente seguros; los expertos señalan que la resistencia que anuncian no es consistentemente efectiva  ya que, con el tiempo, el sellado que bloquea el agua se desgastará.

Para una comunicación de confianza y limpia, lo que necesitan los trabajadores del sector sanitario es un dispositivo diseñado en torno a las preocupaciones de desinfección: tecnología que no solo se puede limpiar de forma segura, sino que también ofrece una protección activa contra los microbios.

El W-AIR Med DECT de Wildix proporciona estas soluciones entre otras. Para empezar, tiene un exterior con recubrimiento antibacteriano para evitar la acumulación de microbios acumulados. Mejor aún, su carcasa está reforzada para permitir una limpieza segura con toallitas húmedas o soluciones con alcohol.

 

Wildix DECT W-AIR Med

A pesar de que la tecnología de comunicación mejora, sigue siendo tan importante como siempre que las instalaciones de atención médica prioricen la limpieza además de la conveniencia. Para una mayor seguridad, la mejor opción es usar un dispositivo alternativo con DECT que esté diseñado teniendo en cuenta la desinfección.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando...
Social Sharing
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *