El Valor Universal de CLASSOUND

Cómo el servicio de llamadas global de Wildix va más allá de las posibilidades de un trunk SIP tradicional

The Universal Value of CLASSOUND

Implementar trunks SIP, especialmente a escala internacional, suele ser un proceso difícil. Incluso tras encontrar proveedores para gestionar intercambios de llamadas entre regiones, estos trunks a menudo tienen una seguridad deficitaria por la falta de soporte TLS, además de carecer de protecciones contra fallos (failover) y presentar importantes dificultades en la instalación y el mantenimiento.

Para resolver este tipo de problemas, Wildix creó CLASSOUND, un servicio completamente basado en la nube con posibilidades que van más allá de los trunks SIP. Usando CLASSOUND, las empresas pueden aprovechar todo el potencial de un sistema de comunicaciones con cobertura global, combinado con la seguridad y el mantenimiento que esperan de un sistema VoIP diseñado para empresas.

Ahora bien, el valor actual de CLASSOUND supera su objetivo inicial, ya que su abanico de beneficios es mucho más amplio y aporta recursos fundamentales para el usuario final, incluso para quienes no tienen necesidades inmediatas de realizar llamadas internacionales. Gracias al práctico, fiable y sencillo servicio que ofrece CLASSOUND, esta solución añade valor a cualquier contexto empresarial de una forma impensable para los trunks SIP normales.

A continuación, hablaremos de los principales beneficios de CLASSOUND y del valor exacto que ofrecen al proyecto empresarial del usuario final.

Comunicaciones internacionales

Aunque ya hemos hablado de este elemento, las comunicaciones internacionales son realmente una herramienta de valor incalculable en CLASSOUND y vale la pena detenernos a explicarlas con más detalle.

Si una empresa tiene varias oficinas repartidas internacionalmente o simplemente su clientela está repartida por el mundo, naturalmente necesitará un medio para contactar con sus compañeros o sus clientes. Sin embargo, recurrir a un proveedor SIP local para esto suele ser difícil y muy caro; a menudo incluso se trata de una instalación que ni siquiera resulta rentable para el MSP.

Los motivos son muchos. Además de la obligación de encontrar operadores (carriers) para cada región que deba ser cubierta, se presenta el problema de portar números para estos diferentes operadores, así como las elevadas tasas que cada operador puede cobrar por estos servicios adicionales. Además, está el hecho de que cada región tiene sus propias normas y reglamentos que deben respetarse en relación con la portabilidad y los servicios relacionados, con configuraciones mucho más complejas que las de los operadores tradicionales.

Por suerte, con CLASSOUND, estas complicaciones se desvanecen por completo: CLASSOUND ya está integrado con operadores telefónicos de todo el mundo, permite activar números en 133 países (un número muy superior al de la mayoría de los proveedores) y permite hacer y recibir llamadas de cualquier país del mundo. Esto supone un gran ahorro de tiempo y esfuerzo para el MSP, en comparación con el tedioso proceso de configurar un trunk SIP externamente.

De este modo, CLASSOUND permite a los MSP completar su paquete de comunicación empresarial con posibilidades internacionales, incluyendo la opción de proponer a los clientes una solución UCaaS completa e integral.

De hecho, esto es así incluso al vender a empresas sin necesidades internacionales, gracias a los beneficios adicionales de la solución.

Cuotas predecibles

A menudo los operadores facturan un trunk SIP haciendo el cálculo por uso. Aunque este modelo puede parecer atractivo para las empresas que busquen precios más bajos para sus servicios de comunicación, el inconveniente es que controlar el presupuesto se vuelve mucho más difícil, ya que no hay ninguna garantía en relación con el importe final que alcanzará la factura.

Una dificultad añadida es que este modelo también puede crear problemas de tarificación entre el usuario final y su operador: los clientes pueden pensar que están pagando de más y quejarse al proveedor al respecto. Para el MSP atrapado en medio de este conflicto, normalmente cualquier forma de resolver estas disputas pasa por aguarle la fiesta a alguna de las partes.

CLASSOUND evita este problema cargando una tarifa plana al mes por usuario, incluyendo 3.000 minutos por cada usuario con licencia. Es posible añadir minutos adicionales después de esta primera tanda, pero los 3.000 minutos incluidos suelen ser más que suficiente para la mayoría de llamadas mensuales de los usuarios.

Con esta política, en lugar del modelo de facturación por uso, las empresas pueden planear con certeza sus gastos mensuales y nunca tendrán que encontrarse con situaciones en las que crean que han pagado más de la cuenta.

No se necesita instalación

Como ya se ha apuntado, la configuración inicial de los trunks SIP muchas veces crea problemas, normalmente como resultado del diseño inherente de los trunks SIP.

Como la arquitectura telefónica necesita que todos los números se mantengan en su base de datos original, portar los números a un nuevo operador requiere mucha coordinación y asistencia por parte del operador anterior, aunque ya no tiene ningún interés comercial en el éxito de esta tarea. Obviamente, esto hace que el proceso sea menos fiable, ya que los cambios realizados por el anterior carrier se llevan a cabo sin ningún control o preacuerdo por parte del MSP.

Entonces, la instalación efectiva de un trunk SIP tiene algunas complicaciones por naturaleza. Como los trunks SIP no pueden probarse antes de su configuración, un técnico VoIP tendrá que desplazarse y estar físicamente presente durante la instalación, normalmente durante una hora, para minimizar las llamadas perdidas mientras la red no está operativa, en caso de errores técnicos. 

Por no hablar del complicado proceso de instalar el trunk SIP en sí, que incluye conectar el trunk a la red del operador, conectarlo a la PBX, configurar y activar una cuenta con el nuevo operador, configurar y mantener una dirección IP fija… Todo esto, además de los pasos adicionales previstos en la documentación proporcionada por cada operador.

En contraste con toda esta confusión, CLASSOUND no requiere ningún tipo de instalación tradicional, garantizando a los MSP y a los clientes una experiencia cómoda y agradable desde el principio hasta el final. 

Para configurar CLASSOUND, todo lo que un MSP tiene que hacer es activar el servicio, especificar cuántos números deben portarse y cuántos serán creados. No hace falta configurar una PBX ni llevar a cabo ninguna “instalación” tradicional para activar el servicio. Usarlo es tan sencillo como indicar que estás activando el servicio y quieres portar o crear números para ello. Ya está.

Además, el proceso de portabilidad para CLASSOUND es tan fácil que da gusto. Igual que antes, gracias al modo en que CLASSOUND está integrado con la plataforma Wildix, la migración se realiza rápidamente y sin interrupción del servicio; solo son necesarios unos días para completar el proceso de portabilidad. Después, los números de teléfono existentes pueden ser utilizados para las llamadas internacionales sin necesidad de cambios adicionales.

Más allá de estos procedimientos, hay muy poco más que deba ser configurado en CLASSOUND, ya que la solución está diseñada para funcionar inmediatamente con el sistema actual del usuario. Esto también garantiza que los clientes reciban un servicio fiable y, a cambio, el MSP recibe una fuente estable y predecible de ingresos mensuales.

Evita problemas con la dirección IP

En general, cualquier asunto relacionado con las direcciones IP no debería ser un gran problema para un MSP. Pero por desgracia, un problema recurrente para cualquiera que se dedique a prestar servicios relacionados con direcciones IP es el agotamiento de las direcciones IPv4, que amenaza con convertir el uso continuado de las direcciones IP en algo abiertamente deficitario.

Este problema efectivamente implica que Internet se está quedando sin direcciones fijas en su espacio virtual y, en consecuencia, mantenerlas es cada vez más difícil y más caro. Aunque las direcciones IP dinámicas son una solución potencial para este problema, esta respuesta no es suficiente por sí sola para resolver el problema al que se enfrenta un MSP, ya que muchos necesitan que sus direcciones IP estén fijas para mantener las conexiones de punto a punto que requieren los operadores de trunks SIP.

Frente a esta situación, CLASSOUND tiene la solución: al tratarse de un servicio VoIP integrado, CLASSOUND no necesita ninguna dirección IP fija o reservada. Al mismo tiempo, CLASSOUND es completamente seguro y fiable gracias a su cifrado TLS y a una infraestructura de alta disponibilidad supervisada 24/7.

Naturalmente, esto implica que el problema de las direcciones IP desaparece al realizar las llamadas mediante CLASSOUND, que sortea estas dificultades sin despeinarse. Al no ser necesario hacer una lista blanca con direcciones IP específicas, la escasez mundial deja de ser un obstáculo que afecte a los MSP o a los clientes, simplificando la configuración global y el mantenimiento de la solución UCaaS.

En comparación con el alto coste y la inversión económica que implica contar con direcciones IP estáticas para los MSP, sortear el problema de este modo es sin duda una opción mucho más práctica y atractiva.

Máxima tranquilidad

La gestión es sin duda otro factor importante para apostar por el cambio a CLASSOUND, ya que la solución opera sin las barreras ni dificultades típicas de otros servicios telefónicos.

Esto se debe principalmente a que mantener un trunk SIP de un carrier tradicional junto a la configuración Wildix puede presentar dificultades, especialmente si no es un operador recomendado por Wildix. Aunque algunos operadores son sin duda mucho mejores que otros, en muchos casos el simple uso de uno en combinación con un sistema UCaaS crea problemas derivados de la naturaleza de esa combinación.

Imaginemos el proceso de resolución de problemas con una configuración conjunta entre Wildix y otro operador. Si surge un problema técnico, el MSP encargado de la instalación debe abrir un ticket tanto con Wildix como con el operador; mientras el asunto se investiga, posiblemente no esté muy claro si el problema empezó en la parte de Wildix o en la del operador, alargando el tiempo necesario para empezar a solucionarlo.

CLASSOUND elimina este problema al prestar todos los servicios a través de Wildix. Si ocurre algún error, el MSP solo tiene que presentar un ticket directamente ante Wildix y el departamento de tecnología de Wildix se pondrá manos a la obra para resolverlo cuanto antes.

Así, poner en marcha el proceso de resolución de problemas es mucho más sencillo: solo hace falta abrir un ticket. Además, no cabe confusión alguna sobre el origen del problema ya que solo hay un agente responsable de la totalidad del servicio.

 

A esto hay que añadir que todo el proceso de resolución de problemas está gestionado íntegramente por Wildix. Ni el Partner ni el cliente final tienen que hacer nada más que informar del problema, Wildix se ocupa absolutamente de todo y únicamente se pone en contacto con ellos para recabar más información o para comunicar la resolución del problema.

Naturalmente, esto simplifica notablemente el mantenimiento de cualquier sistema de comunicación y aporta la máxima tranquilidad tanto a los MSP como a los clientes. Los interesados tienen la máxima garantía de que sus canales de comunicación reciben una supervisión constante y proactiva para reducir al mínimo la posibilidad de errores o averías, todo sin ningún coste adicional ni carga de trabajo extra para el MSP ni para el usuario final.

Conclusiones finales

Aunque CLASSOUND pueda suponer un coste extra para el MSP que lo implanta, este incremento inicial debe contemplarse como una inversión destinada a conseguir beneficios más altos y más fáciles con el modelo MRR.

En general, reducir costes con trunks SIP baratos es solo un parche provisional cuando se trata de construir un sistema de comunicaciones eficiente. Demasiado a menudo, los bajos costes iniciales en un sistema defectuoso se acaban convirtiendo en gastos mayores en mantenimiento, asistencia y recuperación de clientes que no están satisfechos con los constantes fallos y los largos tiempos de espera e inactividad para resolverlos. 

Además, los costes de este proceso no son solo financieros. Estar pendiente constantemente de configurar y ajustar trunks tradicionales de bajo coste también requiere mucho tiempo y esfuerzo que podría dedicarse perfectamente a consolidar nuevos clientes o a trabajar en inversiones mucho más rentables y necesarias.

Por supuesto, a todo esto hay que añadir la amenaza inminente de que se termine la oferta de direcciones IP y la necesidad acuciante de dejar atrás las direcciones fijas. Si bien las direcciones IP dinámicas son una solución potencial, son solo una opción; CLASSOUND, que directamente no necesita direcciones IP para intercambiar llamadas con cualquier lugar, es sin duda otra solución efectiva.

 

Teniendo todo esto en mente, si bien CLASSOUND fue diseñado para las llamadas internacionales, tiene mucho que ofrecer también a la hora de cubrir otro tipo de necesidades. Igual que cualquier otra herramienta del arsenal de un MSP, esta solución debe ser tenida en cuenta basándose en todos los casos en los que puede aportar valor y no solo en uno o dos supuestos específicos.

Como servicio alojado en la nube y preparado para el futuro, como solución administrada especialmente por Wildix, CLASSOUND garantiza a los MSP máxima tranquilidad y proporciona a los usuarios finales una tecnología en la que vale la pena invertir a largo plazo.

Para más consejos que te ayuden a impulsar tu negocio como MSP, ¡suscríbete para recibir gratis nuestro magazine!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando...
Social Sharing
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *